Your address will show here +12 34 56 78
Language Learning
(Tiempo de lectura 2 minutos)

A veces en los intercambios de idiomas salen temas de conversación muy profundos, conversaciones de esas que te enganchan y te hacen admirar a las personas con las que hablas. Otras veces contamos anécdotas divertidas que nos hacen reir a carcajadas. Y, en los mejores días, se combinan los dos tipos de conversaciones.

Uno de esos días, hablábamos de las diferencias culturales. Stella, de Brasil, contaba que de muy joven se fue a visitar a una amiga por carta a Finlandia. Era su primer gran viaje y estaba muy nerviosa. Al llegar al aeropuerto de destino y ver a su amiga, Stella se le lanzó encima para abrazarla y decirle lo mucho que se alegraba de verla, pero su amiga no reaccionó igual, allí no es normal abrazarse tan eufóricamente en un lugar público, así que más bien se sintió muy incómoda.

A mí me pasó algo similar, después de unas largas vacaciones de tres meses por Argentina, volví a Noruega, donde vivía y trabajaba. Allí, al ver a mi manager, me acerqué para darle dos besos y saludarle alegremente. El pobre hombre no pudo hacerme la cobra porque tenía una pared detrás, pero se puso tenso y recto como un palo en su intento de escape fallido. En ese momento me di cuenta de que había vuelto a Noruega y que debía comportarme diferente.

Stella y yo coincidimos en que tenemos diferentes personalidades según el idioma que hablamos, debido a la cultura con la que lo relacionamos. Es importante observar siempre antes de actuar, especialmente cuando te encuentras en otro país, ya que en cada lugar hay una cultura diferente y lo que para ti es una muestra de afecto, puede ser todo lo contrario en otra parte del planeta.

Hoy he querido hablaros de Stella porque ella, junto con Stephen, de Estados Unidos, están coorganizando los intercambios de idiomas virtuales de los viernes, dado que yo estoy en los eventos presenciales. Por lo que, ahora, nuestro Bar Online funciona los martes y viernes de 19 a 21h.

Si tú también quieres aprender de otras culturas y, al mismo tiempo, mejorar tus idiomas, ven a practicarlos con nativos mientras tomas algo, solo tienes que seguir este enlace y elegir el día que te venga mejor.

Y tú, ¿tienes anécdotas divertidas relacionadas con las diferencias culturales? Compárte tu historia con nosotros ya sea en los Intercambios de Idiomas semanales en bares, en los Intercambios de idiomas ONLINE, en el Sailing & Language Exchange del domingo 27 de junio, en el Brunch & Language Exchange también el 27 de junio o el Paella & Language Exchange del sábado 3 de julio. Y si quieres ver tu historia publicada, nos la puedes mandar a info@speakquick.es 

Un abrazo,
Aina
0

Language Learning
(Tiempo de lectura 2 minutos)

El mes pasado estuve estudiando sueco en Suecia, fue un curso intensivo de 4 semanas del nivel B1 y aprendí muchísimo. Para no perder lo aprendido, me propuse practicarlo semanalmente, el problema es que desde la pandemia, no han venido suecos a los intercambios de idiomas, como solían hacer antes… Así que decidí publicar un post en el grupo de Suecos en Barcelona. Tuve algunas respuestas, aunque solo se concretó un encuentro con uno de ellos, Johan, dos semanas después de mi retorno.

Al empezar a hablar en sueco, me di cuenta de que en dos semanas había olvidado muchísimas palabras y había perdido fluidez. Cuando me lamenté por no recordar algunas palabras básicas y tardar en formar las frases, Johan me dijo que mi conocimiento de la gramática era mucho mejor que el de su mujer, por ejemplo, que lleva un montón de años viviendo allí.

Aprender la gramática no te hace hablar con fluidez, aunque sí correctamente. La única manera de hablar un idioma fluidamente es prácticándolo y hablándolo regularmente, a poder ser cada día.

Como muchas veces no es posible hablarlo con otras personas, lo que yo hago es hablarlo conmigo misma; por ejemplo cuando voy a hacer la compra, hago la lista en sueco e intento hablar mentalmente en sueco antes de hablar con el dependiente. También cuento en sueco y voy comentando todo lo que voy haciendo («he puesto un paquete de arroz y tres latas de atún en la cesta» en sueco obviamente). 

Puede parecer tonto hablar con uno mismo, pero es muy efectivo y más tonto es perder un idioma al que le has dedicado muchas horas de aprendizaje. 

Cuanto más se practica un idioma (hablar, escuchar, escribir y leer) más rápidamente se empiza a pensar en ese idioma y, al dejar de traducir todo en tu mente antes de poder hablar, se consigue hablar fluidamente.

Si tú también quieres hablar con fluidez en otro idioma, ven a practicarlo con nativos mientras tomas algo, solo tienes que seguir este enlace y elegir el día que te venga mejor.

Y tú, ¿sientes que pierdes tus idiomas en lugar de mejorarlos? Compárte tu historia con nosotros ya sea en los Intercambios de Idiomas semanales en bares, en los Intercambios de idiomas ONLINE, en el Sailing & Language Exchange del domingo 27 de junio, en el Brunch & Language Exchange también el 27 de junio… Y si quieres ver tu historia publicada, nos la puedes mandar a info@speakquick.es 

Un abrazo,
Aina
0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies